El material idóneo para empacar

Cute couple unpacking cardboard boxes in their new home

Guardar sus pertenencias en bodegas para resolver el problema de espacio en el hogar o trabajo es una gran alternativa, pues el auto almacenaje es un sistema que destaca por su flexibilidad en cuanto a tiempo de uso y eje y maneje de los objetos, cercanía, seguridad y precios accesibles. Si no sabe por cuánto tiempo almacenará sus cosas, es fundamental que las guarde y coloque de manera correcta para que no se deterioren o dañen.

Antes de seleccionar un envase o embalaje, es importante que identifique el tipo de protección que necesitan los productos que va a empacar. Existen distintos tipos de empaque ideales para cada objeto según requerimientos o necesidades de cuidado. Por ejemplo, si busca guardar textiles o cualquier prenda de vestir, debe tomar en cuenta que si no las protege adecuadamente están propensas a empolvarse, ensuciarse, decolorarse o humedecerse, por otro lado, si son artículos de madera como muebles y no se protegen con el material idóneo, se exponen a rayones, humedad, roturas o decoloración, y así sucesivamente con cada material.

A continuación, un listado de los empaques más utilizados según sus materiales.

Empaques de papel

Se utilizan principalmente como envoltorios dentro o fuera de otros empaques o embalajes. Este material suele proteger objetos de la luz y el polvo, pues absorbe la humedad del ambiente y los cubre, lo que retrasa el deterioro del producto. Las presentaciones más comunes en este material son bolsas y pliegos, ambas poseen la misma utilidad y beneficios.

Empaques de cartón

El cartón está formado por varias capas de papel superpuestas a base de fibra virgen o de papel reciclado, haciéndolo más grueso, duro y resistente ante cualquier tipo de papel, por eso, es comúnmente utilizado para transporte y protección de productos, artesanías, decoloración, maquinaria industrial, electrodomésticos, mercancías, y envasados de productos como calzado, frutas y hortalizas, entre otros. Envolver en papel y luego acomodar en cajas de cartón es uno de los métodos más utilizados a la hora de archivar, si se hace de forma sutil y ordenada, resulta favorecedor para el cuidado de los objetos.

Empaques de plástico

El plástico está constituido por una variedad de compuestos orgánicos, sintéticos o semisintéticos que tienen la propiedad de ser moldeados en diversas formas. Existen varios tipos de este material, que se pueden agrupar en dos familias principales: los termoplásticos que se ablandan con el calor y se endurecen cuando se enfrían y los termoestables que nunca se suavizan una vez moldeados. Con el plástico se pueden crear bolsas, frascos, tubos, cajas, botes y bandejas, entre otros, y se utilizan sobre todo para guardar alimentos, cosméticos, productos de aseo, aceites, libros, ropa y casi todo lo que se le ocurra almacenar, pues brinda resistencia y protección.

embalajes-internacionales

Empaques de madera

Son ideales para embalaje y para productos que requieren de una protección adecuada al momento de transportarse o para mantenerse bien el tiempo que se almacenen. Es funcional para guardar repuestos, maquinaria pesada, electrodomésticos, y kits de ensamblaje como el reconocido CKD que básicamente es un sistema logístico en el que se consolidan todas las piezas necesarias para formar un aparato funcional dentro de un almacén.

Empaques de vidrio

El vidrio es un elemento transparente, sólido y frágil, que proviene de la fusión de arena silícea con potasa o soda cáustica. En este material, los empaques más usuales son las botellas y frascos. Sirven para contener productos como bebidas, alimentos, cosméticos, farmacéuticos y más. Empacar en vidrio no es muy común ni recomendable por el hecho de ser rompible, pero hay personas que por gusto o necesidad lo utilizan, si usted es un de ellas, garantice las ventajas del vidrio metiéndolo dentro de otro empaque como cartón o madera.

Empaques de metal

Los dos componentes principales para la elaboración de empaques metálicos son el acero y el aluminio. Esta rama industrial se dedica a la fabricación de envases y contenedores, todo tipo de tapas y tapones, y sirven para salvaguardar productos como alimentos, bebidas, farmacéuticos, de limpieza, de higiene personal, de uso industrial, automotriz, cosméticos, pinturas, insecticidas y combustibles, entre otros.  Protege de la humedad, decoloración, rayones y compresión.

Empaques con material textil

Los textiles que se utilizan para empaques provienen de fibras vegetales como yute, fique, ramio, rafia, cáñamo, algodón y sisal. Normalmente se usan para la elaboración de bolsas en todo tamaño, que protegen de manchas, rayados y golpes superficiales.

Asimismo, puede hacer uso de laminado de plástico con aire encapsulado, que por su material de empaque formado por burbujas de aire incrustadas entre dos poli-láminas selladas entre sí, brinda un colchón a objetos delicados o de mayor cuidado, o bien, material de relleno suelto que se utiliza para llenar espacios vacíos en cajas o paquetes que contengan artículos livianos o consistentes. Así como estos, existen muchos más materiales para empacar que pueden funcionar bien con el tipo de objetos que desee almacenar.

Dec 24, 2018 8:30:00 AM

María Fernanda Roca

almacenaje, empaque

Leave a Reply