Consejos para mejorar la memoria

Businessman looking at road with maze and solution concept

La memoria juega un papel importantísimo en la vida y en la forma en la que cada ser humano desarrolla el conocimiento, pues funciona como una gran biblioteca de dimensiones inconcebibles que requiere de constante ejercicio y cuidados para que funcione de la mejor manera.  Es vital tomar en cuenta consejos simples y útiles que ayuden a optimizar la memoria para llevar una vida más saludable en todo sentido.  

Alimentación balanceada

Según el artículo 7 cosas que pueden afectar tu memoria publicado en el sitio web de el diario «La Vanguardia», las altas cantidades de azúcar y comida ultra procesada son dañinas para la salud, pues las grasas trans y saturadas y el exceso de azúcar deterioran la memoria espacial, y la flexibilidad cognitiva. Así que mantener una dieta balanceada que incluya alimentos como frutas, verduras, pescado, proteínas sin tantas grasas, nueces y refrescos naturales, entre otros, proporcionará lo necesario para mejorar la memoria.

Hacer ejercicio

Científicamente está comprobado que ejercitarse trae consigo infinidad de beneficios para el cerebro y la memoria. Según expertos de la Universidad de Harvard, la práctica de ejercicio físico de resistencia como correr, trotar y nadar, entre otros, fortalece los músculos y estimula el crecimiento de nuevas neuronas, lo que mejora la memoria y la capacidad de aprendizaje. Ir al gimnasio de forma regular y hacer cardio, zumba, cuerda o cualquier otro tipo de ejercicio también tiene los mismos efectos.

Dormir bien

Es bien sabido que varios estudios sobre el descanso concuerdan que el ser humano debe dormir por lo menos 8 horas diarias, pues el descanso ayuda a mejorar la memoria y concentración porque permite que el cerebro organice de una mejor manera cualquier dato y que se preste más atención en las actividades del día a día. Dormir pocas horas al día puede causar, desánimo, daños en la salud mental, menor rendimiento físico y riesgo a accidentes, entre otros.

Estimular los sentidos

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), sentido se define como la capacidad para percibir estímulos externos o internos mediante determinados órganos. Los sentidos corporales clásicos son la vista, oído, olfato, gusto y tacto, a través de la estimulación constante de los mismos, se logra tener una mejor retentiva y capacidad para recordar. Por medio de objetos cotidianos se puede lograr, por ejemplo, tómese algunos minutos para ver detenidamente cualquier objeto que esté a su alrededor, examine su color, textura, forma y tamaño, huela, concéntrese en los sonidos o tome una fruta, saboréela e intente distinguir sus componentes, de esta forma y sin darse cuenta, alimenta su inteligencia sensorial para que se vuelva más receptiva ante cualquier objeto o situación.

Serious male student reading a book in a library

Leer

La clave para mantener el cerebro fuerte tiene que ver con ejercitarlo y una de las mejores formas de hacerlo es a través de la lectura. Leer demanda atención y enfoque, pues es un proceso en el que la mente se pone a trabajar y es una forma de entrenamiento estimulante para el cerebro. De acuerdo con la Revista «Neurología», leer ejercita la memoria, ayuda a almacenar información nueva y hace que el cerebro se mantenga activo, así que organice su día a día y dedique tiempo para leer, busque libros de su interés y aprovéchelos al máximo.

Salir de la rutina

Es importante no acostumbrar al cerebro a hacer siempre lo mismo, ya que cada vez que se automatiza una actividad la memoria no trabaja ni responde de la misma forma. Algunos ejercicios fáciles para combatir la rutina es cambiar su recorrido al trabajo o casa para pasar por distintas calles, salir a caminar en diferentes zonas de la ciudad, tomarse unos minutos del día para realizar juegos de agilidad mental y todo lo que se le ocurra que no suele llevar a cabo.

Evitar el estrés

Las personas con un estilo de vida agitado tienden a ser olvidadizas y tienen problemas de concentración. Distintas situaciones como el trabajo, los estudios, la familia y la vida social, entre otros, repercuten en los niveles de estrés de cada persona. Es importante llevar a cabo cada tarea que tenga de manera apropiada y no poner en riesgo su salud, pues mejorar la memoria depende de su capacidad para combatir o evitar el estrés.

Utilizar una agenda

Las agendas, diarios, libretas, calendarios y cualquier tipo de notas son útiles para darle un respiro a la memoria de la cantidad de información que día a día recorre la mente. Es una herramienta ideal para apuntar los pendientes como citas, proyectos a futuro, direcciones, números de teléfono, tareas diarias, etcétera. Hay personas que prefieren llevar una agenda virtual, porque les permite programar el día a día con la opción a recibir avisos. Ambos poseen la misma utilidad y ayudan a prevenir problemas de memoria, la elección consistirá en sus preferencias y necesidades.

Dec 18, 2018 4:33:55 PM

María Fernanda Roca

organizacion, memoria

Leave a Reply